Domingo 30 de abril 1989, Estadio Corregidora

Remembranzas a 30 años del concierto de Rod Stewart en Querétaro.

 

El spot televisivo de éste memorable concierto, con el patrocinio de pepsi y la voz engolada de Martin Hernández afirmaba: «El concierto que hará histeria», un estilo de locución y producción radiofónica que marcaría tendencia en la siguiente década, sobretodo en el extinto Distrito Federal y que se perpeturía como insignia de Radioactivo, así como de sus irreverentes producciones, entre ellas los «Juguetes Radioactivos», una parodia de «Juguetes Mi Alegría».

 

 

Mientras tanto los, entonces, chavos de Querétaro, al igual que muchos fuereños del bajío y el ex DF se congregaron desde temprana hora en los alredores de los páramos del Estadio Corregidora, dónde las zonas habitacionales más cercanas eran Colinas del Cimatario y Quintas del Marqués, uno de los dos accesos, el otro era Luis M Vega (Balaustradas) en busca de conseguir un boleto, obtener un buen lugar o a la espera de un portazo.

 

Neón, grupo de pop ligero, fue el telonero, un jovén productor de W FM, Alejandro Gonzlaez Iñarritu, le facilitó línea de audio al equipo de la emisora estatal XEQUE, Radio Querétaro, con lo cual lograron grabar todo el concierto, del cual por cierto, mi padre conserva una copia del máster original en cassette.

 

 

Al salir al escenario, Rod Stewart, saludó con una voz aguda y cascada en español: «Hola amigous, hola my friends» y despejó algunos balones de futbol, el escenario era una enorme mampara con chica recostada sonriente.

 

A mitad del concierto les pidieron a un grupo de jóvenes que se bajaran de las torres de iluminación, montada a media cancha, para evitar riesgos.

 

 

Hubo algunos momentos de tensión, previo al concierto cuando un pequeño grupo logró dar un pequeño portazo e ingresó sin boleto al estadio.

Algún díario local publicó fotos días después de unas pequñas hierbas. Entre el ligero olor a cannabis, el concierto, dejó satisfecho, en su mayoría a un público ávido y poco acostumbrado a éstos eventos, a las 10 de la noche ya estaba la mayoría de los queretanos en casa.

Eso es lo que dice mi abuelo…

 

Enzo Morelli de la Vega.

 

Deja una respuesta