La Gastronomía como patrimonio

A diversos tipos de alimentos, utensilios y técnicas culinarias que forman parte de un grupo humano, se les denomina patrimonio culinario.

 

Chef Yanin Pineda Pérez /  ICUQ

Hablar de patrimonio cultural impalpable, como es la gastronomía mexicana, es hablar en gran parte de la investigación antropológica empatada con el trabajo sociológico y gastronómico de personas comprometidas con su país.

 

A diversos tipos de alimentos, utensilios y técnicas culinarias que forman parte de un grupo humano, se les denomina patrimonio culinario.

Esto comienza con los diversos paisajes ecológicos e innumerables ingredientes; el intercambio cultural y adiciones extranjeras que modifican nuestros platos, renovando y actualizándolos al paso de la historia, dan como resultado una cocina regional, abriéndonos a nuevas posibilidades.

Pero, ¿por qué decimos que la gastronomía es un patrimonio impalpable?

La preparación y consumo de la comida tienen significados particulares, otorgando un sentido a la vida ritual y cotidiana, ya que éstos, aun sin ser permanentes, existen y nos representan como nación, heredándonos un sentido inmensurable de pertenencia.

 

Las culturas culinarias, expresan con profundidad los significados de la comida; transmitiendo sabiduría y fijando identidades, refiriéndose a usos específicos enraizados en su contexto, considerando indudablemente la preferencia de productos locales para la elaboración de los platillos.

 

 

Un platillo típico, representa los recursos ecológicos, productivos, materiales, culturales y simbólicos de una región, así como asentamientos y sucesos de globalización, encarnados en un arte culinario autóctono que envuelve la identidad y nacionalismo del pueblo.

 

Hoy en día tenemos el firme objetivo de trasmitir ideas y emociones que potencialicen lo que somos y la comida es culminación de ello; con gran orgullo disfrutamos de una comida mexicana, tradiciones y ofrendas que involucran un amplio abanico de olores, colores y sabores.

 

Y es que, cuando viajamos, lo último que olvidamos es nuestro idioma materno y la manera en que comemos; elementos que nos distinguen, que nos hacen mexicanos. Es aquí donde se encuentra el verdadero amor hacia nuestras raíces, la herencia mestiza representada con el arte culinario mexicano.

Fotos: Instituto Culinario de Querétaro

 

Compartir este artículo...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja una respuesta