Taxímetro llega a Querétaro

En menos de 15 días, el taxímetro funcionará a través de una aplicación móvil

 

 

A partir del 1 de octubre, como lo establece la Ley de Movilidad del Estado de Querétaro, será obligatorio el uso de taxímetro únicamente para los 4 mil 900 taxis que circulan en la Zona Metropolitana (Querétaro, Corregidora y El Marqués), en esta primera etapa.

 

La justificación del uso de taxímetro en la zona metropolitana de Querétaro es la necesidad de actualizar la tarifa del recorrido y generar certidumbre, tanto el operador como el pasajero, en el cálculo del cobro, así como eliminar el regateo y el obsoleto tabulador para aplicar una tarifa que se calculará en términos de distancia y tiempo.

 

El director del Instituto Queretano del Transporte, Alejandro López Franco, confirmó que el taxímetro funcionará a través de una aplicación móvil, que aún no se ha definido porque existen tres aplicaciones que están compitiendo y cuyo servicio está siendo estudiado por el instituto.

 

Para ello, en estas semanas, personal del Instituto sostendrá reuniones con concesionarios de 20 agrupaciones de taxis y concesionarios independientes para darles a conocer la operación del nuevo dispositivo, que tiene la finalidad de modernizar el sistema de transporte público en la modalidad de taxi y que busca brindar mayor certeza con referencia de certeza con respecto a la tarifa, pero también ofrecer servicios de seguridad, indicó el titular el Instituto, Alejandro López Franco.

 

Los dispositivos serán adquiridos por los concesionarios, con quienes el instituto está dialogando con la finalidad de identificar el esquema financiero que se usará para pagarlo. Se les planteará que el dispositivo contará con un botón de pánico.

 

“Les estamos presentando un plan que tiene que ver tanto con el dispositivo electrónico que aprovecha la tecnología de hoy, pero que necesita una conexión continua, y por eso les plantearemos la opción con que se mantengan en contacto con los usuarios y autoridades con el accionar de un botón de pánico”, destacó.

 

Actualmente, está abierto el concurso, a través del cual empresas proveedoras del dispositivo compiten por el proyecto, algunas de las cuales, incluso, han hecho pruebas piloto.

 

“Habría que ver cuáles empresas cumplen y si es más de una que tengan la posibilidad de generar e integrar la información en un solo servidor y sistema para que el instituto cumpla con su función para que las tarifas que se cubran sean las adecuadas y poder darle la certeza a los usuarios de que su seguridad está siendo monitoreada”, compañía.

 

El Instituto elabora el reglamento en el cual se plasmarán las condiciones particulares del uso del taxímetro, así como las sanciones a los concesionarios por no usar el taxímetro.

 

Aún se ha definido el costo de la aplicación, el servicio del proveedor y cómo es que los concesionarios la adquirirán. Para el director del ITQ, aún hay tiempo para resolver los pendientes.

 

López Franco comentó que la modernización del sistema de taxi tiene también la misión de ofrecer un servicio cien por ciento regulado, que cuenta con todos los requisitos, con operadores certificados y con un tarjetón oficial, que las unidades han sido inspeccionadas en sus aspectos físicas y que cuenta con seguros necesarios en caso de una contingencia.

 

Después del 1º de octubre, la unidad que no cuente con el taxímetro no podrá ofrecer el servicio en la zona metropolitana.

 

El ITQ busca ampliar el servicio y alcances que pueden brindar las aplicaciones para que, además de funcionar como taxímetro puedan ofrecer más herramientas e información: como un GPS para ubicar la unidad y sus recorridos; que se pueda generar una aplicación para el usuario con la que pueda solicitar el servicio de un taxi amarrillo por medio de la plataforma y así ser más competitivos; disponer de herramientas de seguridad tanto para el operador como para el usuario; incluir además el plan de datos para que la aplicación funcione; un servicio de atención al usuario para atender quejas y sugerencias; y soporte técnico.

 

De acuerdo con cifras del IQT, el transporte público colectivo mueve 550 mil pasajes diarios en alrededor de mil unidades; en el servicio de taxi el número de pasajeros ronda entre 80 mil y 100 mil usuarios al día en 4 mil 900 taxis y la apuesta del IQT es que estos volúmenes pueden incrementarse con el taxímetro y los servicios que ofrecerá.

 

Tarifa

 

El tarifario actual vigente proviene del 2002 y pese a ser un requisito obligatorio para el refrendo anual de la concesión, no se aplica en la práctica pues los incrementos en los costos de combustible y mantenimiento de las unidades obligaron a los concesionarios y choferes a incrementar la tarifa mínima.

 

Esta se ha manejado como una lógica de mercado, aunque provocando abusos por parte de operadores y también usuarios.

 

Actualmente, el precio mínimo por viaje ronda entre los 35 a 45 pesos, mientas que el cobro que calcule el taxímetro no variará mucho del cobro actual, incluso en algunos casos podría ser menor.

 

La justificación para implementar un taxímetro en la zona metropolitana de Querétaro es la necesidad de actualizar la tarifa del recorrido y generar certidumbre, tanto al operador como al pasajero, en el cálculo del cobro, así como eliminar el regateo y el obsoleto tabulador para aplicar una tarifa que se calculará en términos de distancia y tiempo de viaje.

 

El director del instituto precisó que la aplicación considerará variables en el cálculo del costo de recorrido, considerando como factor principal la distancia y el tráfico o tiempo de traslado como variable secundaria; sin embargo, el taxímetro tendrá topes máximos para limitar el cobro y el tiempo no se convierta en un abuso para el usuario.

 

“Será una aplicación que a tener entre sus características la posibilidad de considerar el recorrido como la base de la tarifa y un variable de tiempo que tendrá una limitación, es decir, si el recorrido es de determinados kilómetros, pero tardare 10 minutos a los mejor te dará un incremento en el cobro a realizar, sin embargo, llegará a un momento en el que esto tenga un máximo, porque de otra manera el usuario no tendrá la capacidad saber qué costo va a tener el viaje”, afirmó López Franco.

 

Sin embargo, habrá sobre costo en la tarifa cuando el servicio del taxi sea durante la noche o con lluvia. El director explicó que en este incremento podría alcanzar un 10 por ciento sobre la tarifa normal, lo que busca brindar mejores condiciones a los taxistas para motivarlos a mantener el servicio en horario nocturno o cuando llueve y evitar que se guarden las unidades y se limite el servicio como sucede actualmente.

 

Pero además de ser un incentivo para el operador de taxi, también generará certidumbre al usuario y evitará sobreprecios excesivos, pues es durante el servicio nocturno cuando más reportes se generan en contra de taxistas por cobros exagerados.

 

“El servicio nocturno tendrá un costo diferenciado o sobre costo, lo que nos va a permitir tener servicio y detener los abusos, pues en la noche es cuando más recibimos reportes” explicó Alejandro Franco.

 

La tarifa no está definida, pero según las autoridades existe tiempo para encontrar acuerdos con los concesionarios y definir una tarifa que sea justa para el operador y esté al alcance de los usuarios.

 

“No está definido aún el costo del banderazo y hemos escuchado algunas demandas; hay un grupo que hablaba de 50 pesos, pero la mayoría de los concesionarios han dicho que no hagamos eso porque estaríamos afectando el negocio. Tenemos que garantizar al usuario un servicio de calidad, pero también una tarifa justa, no podemos establecer una tarifa que quede fuera del alcance del usuario, ni tampoco una tarifa que no permita que el concesionario obtenga la cobertura de su inversión y sus utilidades; todavía no la tenemos definida, pero será una tarifa que habrá de buscar ser competitiva”, expresó.

 

Según López Franco el IQT tiene los estudios que les permitirán cerrar esta discusión con elementos técnicos, como son el costo por la operación del taxi y demostrar que la incorporación del nuevo sistema tendrá ventajas y les permitirá tener los mejores ingresos.

 

“Yo creo que, en muchos casos, incluso podría significar una reducción de la tarifa porque sería una regularización, a los mejor ese servicio de 45 pesos dada la distancia y tiempo pueda mantenerse. Este sistema nos va a permitir dar certidumbre al usuario y al operador sobre la que está pasando en la transición”, indicó.

 

En conclusión, el director del ITQ comentó que la tarifa técnica de considerar el alcance para cubrir los costos de operación del servicio, la reposición del equipo en el tiempo que la ley define y que quien ofrece el servicio pueda tener una utilidad, sin afectar el mercado y la capacidad de los usuarios.

Compartir este artículo...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja una respuesta