Día Mundial del Cerebro, 22 de julio

La Secretaría de Salud  Conmemora el Día Mundial del Cerebro

La Secretaría de Salud (SESEQ) del estado de Querétaro se suma a la conmemoración del Día Mundial del Cerebro, el 22 de julio, fecha que desde el 2014 la Federación Mundial de Neurología (WFN por sus siglas en ingles) proclamó para promover la necesidad de crear conciencia sobre su potencial, riesgos y enfermedades. El lema para este año es “Salud cerebral para todos”.

 

TE RECOMENDAMOS Francia y Querétaro fortalecen relación

 

El cerebro está formado por miles de millones de cables eléctricos conocidos como neuronas. Hay unos diez billones de conexiones entre estas neuronas que nos ayudan a leer, escribir, mirar, aprender, planificar, pensar, sentir, moverse y resolver problemas de forma diaria.

 

La funcionalidad del lado izquierdo del cerebro está asociada con el análisis, lógica, matemáticas, lenguaje y secuencia. Mientras que el lado derecho desarrolla la creatividad, la intuición, los sentimientos, la imaginación y las artes.

 

Cerebro

Día Mundial del Cerebro, 22 de julio
www.nexusaltermedia.com.mx

 

Las principales enfermedades que afectan el cerebro son los ataques cerebrovasculares, las enfermedades neurodegenerativas como el Parkinson o el Alzheimer, la epilepsia, la migraña y la esclerosis múltiple.

 

Mantener sano el cerebro implica no sólo prevenir la aparición de estas enfermedades, sino generar bienestar, calidad de vida y prepararnos para un envejecimiento saludable. Para ello se emiten las siguientes recomendaciones:

 

• Alimentación: con una dieta rica en frutas, verduras, vegetales y pescados, favoreciendo el transporte de oxígeno y nutrientes para su correcto funcionamiento.

• Actividad cognitiva: mediante juegos de memoria, rompecabezas, elaboración de pasatiempos como crucigramas y sopa de letras.

• Controlar los factores de riesgo cardiovascular: como la hipertensión arterial, la diabetes, y evitar el consumo de tabaco.

 

TE RECOMENDAMOS Gastronomía, pilar del turismo

 

• Actividad física de forma regular.

• Controlar el estrés, la ansiedad y la depresión. Importante el buscar ayuda especializada.

• Mantener la interacción social a través de estrechar vínculos con la familia, amigos y el entorno laboral, así como participar en actividades de esparcimiento (eventos recreativos, deportivos) para un desarrollo psicológico saludable.