Primer Festival de Empanadas Sudamericanas en Berlín

Ocho restaurantes en la capital alemana abren sus puertas desde el 2 hasta el 4 de octubre para ofrecer un universo en torno a la empanada.

 

Berlín es escenario del primer Festival de Empanadas Sudamericanas, cho locales ofrecerán la diversidad culinaria de esta especialidad, popular en numerosos países de América de Sur.

 

«Uno puede encontrarse con una manera de ver el mundo a través de la comida, en una receta que habla sobre la historia de un país, de cómo era en un momento determinado, y eso define nuestra identidad y nuestra historia», así define Manuel Sierra Alonso, periodista argentino y organizador del festival, su interés en las empanadas como vehículo de la cultura latinoamericana en Berlín, su ciudad adoptiva.

 

Ocho restaurantes en la capital alemana abren sus puertas desde el 2 hasta el 4 de octubre para ofrecer un universo en torno a la empanada: el argentino «Gloria», en el barrio de Kreuzberg, con una filial en Prenzlauer Berg. «La Criolla», también de Argentina, en Pankow; «Mia y Leo», con especialidades argentinas en Berlín Mitte; «La Despensa», de Paraguay, en Friedrichshain; «El Chilenito», en Kreuzberg; «La Picá de Deli Mel», también de Chile, en Alt-Hohenschönhausen, y «Como en Casa», de Perú, en Friedenau.

 

Con la ayuda de un mapa del metro y del tren suburbano, los visitantes pueden recorrer la ciudad y descubrir distintas recetas con sabores muy diversos, cuyas recetas están arraigadas en países del Cono Sur en los que esta especialidad es parte de la cultura culinaria.

 

El organizador del primer Festival de Empanadas Latinoamericanas, el periodista argentino Manuel Sierra Alonso. El organizador del primer Festival de Empanadas Latinoamericanas, el periodista argentino Manuel Sierra Alonso.

Revista cultural «Lado Berlin»

Sierra Alonso fundó hace tres años la revista cultural Lado Berlin, que busca unir a la comunidad latinoamericana y al público alemán a través de eventos culturales que tienen que ver con América Latina. «En Berlín hay una gran producción cultural, hay obras de teatro, se hacen películas, hay encuentros literarios, de poesía. Y ahora tenemos una revista», afirma Sierra Alonso, en conversación con DW. El primer Festival de Empanadas Latinoamericanas, coincide con las celebraciones por la reunificación alemana, este 3 de octubre.

 

«El festival es una continuación de la misión que tiene la revista Lado Berlín con el público latinoamericano y toda la gente interesada en la cultura latinoamericana en Alemania», afirma.

 

Sierra Alonso lanzó en mayo pasado un mapa de los restaurantes latinoamericanos en Berlín, cuando la capital alemana todavía sufría las consecuencias del cierre de la economía, decretada en marzo pasado. «Fue un momento muy complicado durante la pandemia del coronavirus porque los restaurantes y bares tuvieron que cerrar. Buscaron la manera para seguir viviendo, más allá de la ayuda del Estado alemán. Con este mapa logramos darles visibilidad. Ahora con el festival de las empanadas buscamos destacar la cultura gastronómica de numerosos países de América Latina, que por la distancia desde Alemania no se perciben diferentes. Es una excusa que nos permite mostrar una rica cultura a través de la gastronomía», explica.

 

Comensales en La Criolla, en el barrio de Pankow. Comensales en «La Criolla», en el barrio de Pankow.

 

Se echa de menos el sabor argentino

El periodista recuerda que cuando llegó a Alemania en 2017 extrañaba el sabor de su tierra natal, Argentina, y pronto se percató que muchos locales latinoamericanos tenían en común que ofrecían empanadas. Sin embargo, los restaurantes participantes en el festival ofrecerán a los comensales otras especialidades típicas. «Como en Casa», que ofrece empanadas peruanas, también ofrece especialidades de lacomida criolla peruana, el famoso Pisco Sour, y la cerveza cuzqueña.

 

TE PUEDE INTERESAR Será permanente la Ruta del vino Aquicalentano

 

Gabriela Gasloli Otegui, originaria de Buenos Aires, Argentina, es copropietaria y cocinera del restaurant «La Criolla», en Berlín Pankow. Llegó a Berlín en 2009 y está casada con un alemán. «Ante la necesidad de hacer algo vinimos con la idea de hacer empanadas. Yo no sabia cocinar ni un huevo duro, ni un paquete de arroz», recuerda. «Fue un proceso bastante largo, porque, de no saber absolutamente nada hasta dar con una buena masa, con buenas recetas, probé montónes de masas, tuve un montón de críticas negativas, pero cuando uno está aprendiendo, el error es parte del proceso», afirma en conversación con DW.

 

Empezó hace cuatro años y medio con la venta en un vehículo (food truck), con presencia en mercados y haciendo servicios de cáterin. Y se dió cuenta de que había un buen recibimiento, así que comenzó a buscar un local en la ciudad para abrir al público. Entre tanto «La Criolla» ya tiene dos años y medio de trayectoria, y, pese a la pandemia, ha sobrevivido.

 

La cofundadora de La Criolla, la argentina Gabriela Gasloli. La cofundadora de «La Criolla», la argentina Gabriela Gasloli.

 

El arte de doblar la masa

Gabriela maneja con destreza la masa y las diferencia con distintos repulgues, como se llama en Argentina y en Uruguay a la manera de doblar la masa para cerrar las empanadas. Aunque el local originalmente ofrecía 25 variedades distintas, con la pandemia decidieron, su socia, la alemana Anja Dollan y ella, ajustar el menú. Ahora ofrecen un menú semanal que cambia cada semana.

 

«La gente se sorpendió porque probó sabores que no conocía. Los alemanes son muy selectivos: que si comen carne, que si comen jamón, o un tipo de queso…Entonces empezaron a probar sabores que antes salían menos y los recibieron muy bien», asegura.

 

TE PUEDE INTERESAR In Motion Fes Qro

 

El local nunca cerró por ofrecer comida para llevar. Las mesas y los bancos que había adentro los sacaron por las medidas de distanciamiento, y para protegerse ellas mismas y a su personal. «Hemos sobrevivido, pero perdimos una parte muy importante de nuestro negocio, que era hacer cáterin. Ahora empezó el negocio a levantar un poco más, con ventas para reuniones privadas, pero nosotros trabajábamos mucho con empresas. Todas esas reuniones en empresas se redujeron, y eso nos afectó bastante».

 

La historia de la cofundadora de «La Criolla», es la de una emprendedora que ha sabido salir adelante en una cultura muy distinta a la suya, haciendo a mano las tradicionales empanadas argentinas. «En Berlín hay un nivel muy grande de multiculturalidad a través de la comida. Lo más fácil cuando uno se muda a un lugar distinto es ofrecer algo auténtico».

 

Con iformacion de Deutsche Welle y Garnacha News

 

 

 

Compartir este artículo...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja una respuesta